Orina sumisa

¿Qué es y por qué se produce?

Un ejemplo de micción sumisa es cuando su perro orina cuando está excitado, como al recibir una visita. Esto puede ocurrir por muchas razones, desde que su perro sea tímido, esté ansioso o sea tímido hasta que esté demasiado excitado. Desde el punto de vista del comportamiento, esta condición puede ocurrir por las siguientes razones:

  • Un perro percibe que está en presencia de una persona o animal intimidante, o de alguien que no conoce. Para el perro, se trata de una situación desconocida.
  • El perro puede sentirse amenazado por alguien o algo aunque esa persona no le haya amenazado.
  • Es posible que el perro haya tenido un historial de malos tratos o haya sido castigado después de
    el hecho.
  • A veces puede significar un problema médico subyacente.

¿Qué se puede hacer con la micción sumisa?

En primer lugar, le recomendamos que acuda a una clínica veterinaria para descartar cualquier motivo médico del comportamiento. El médico puede sugerir cierta medicación para ayudar con el problema. Si usted y su veterinario han descartado una enfermedad, entonces trabaje en las habilidades de comportamiento.

  • Aumente la confianza de su perro enseñándole órdenes y recompensándole por obedecer. Para que esto tenga éxito, todos los miembros de la familia deben ser coherentes a la hora de enseñar y reforzar las normas de la casa.
  • Aumente la confianza de su perro respetando un horario regular de alimentación, ejercicio y juego. Los perros se sienten más seguros cuando saben qué esperar.
  • Elija una alternativa a enfadarse; no castigue ni regañe al perro. Considere el adiestramiento en jaulas, que ayuda a prevenir muchos comportamientos problemáticos.
  • Píllale haciendo lo correcto y recompénsale con golosinas o atención, en lugar de fijarse sólo en cuando hace lo incorrecto, para fomentar su confianza.
  • Acérquese al perro con posturas "no dominantes" o menos intimidatorias, como ponerse a su nivel, acariciarlo bajo la barbilla y acercarse a él de lado.
  • Expóngalo gradualmente a nuevas personas y situaciones e intente asegurarse de que todas sus nuevas experiencias sean positivas y felices; utilice pequeños trozos de golosinas o juguetes para reforzar la idea de que las personas y las cosas desconocidas son buenas.
  • Si el perro está orinando por excitación, mantén un saludo discreto e ignóralo hasta que se calme.
  • Considere la posibilidad de asistir a un clase de adiestramiento de perros. La clase de Reserved Rover puede ayudar a su perro a adquirir valiosas habilidades para fomentar la confianza.