Gripe canina: La gripe de los perros

La gripe canina (también conocida como "gripe de los perros") es un virus muy contagioso que puede afectar a la salud de su perro. He aquí algunos consejos para proteger a su mascota.

Hay dos cepas de la gripe tipo A que se sabe que afectan a los perros a nivel internacional:

  • H3N8, que apareció alrededor de 2004 en Florida y sigue causando enfermedades esporádicas
  • H3N2, una cepa más leve vista por primera vez en Chicago en 2015

¿Cómo se transmite?

La transmisión de la gripe canina requiere el contacto directo con las secreciones nasales y bucales frescas de un perro infectado y contagioso.

Los entornos en los que hay otros perros, como los refugios, los parques para perros, las residencias caninas, las clases de adiestramiento y las guarderías para perros, suponen un mayor riesgo de infección. En cambio, los perros que pasan la mayor parte del tiempo en casa o que raramente entran en contacto con otros perros tienen un riesgo menor.

Si su perro se relaciona habitualmente con otros perros en este tipo de lugares, no deje que se relacione con perros que tosen y limite o impida la exposición si sospecha que otro perro puede estar enfermo.

Síntomas

de la gripe canina (gripe de los perros)

Los perros que padecen la forma leve de la gripe pueden desarrollar los siguientes síntomas:

  • Una tos suave y húmeda que persiste entre 10 y 30 días (aunque algunos pueden desarrollar una tos seca similar a la tradicional tos de las perreras causada por la Bordetella)
  • Letargo, disminución del apetito
  • Fiebre baja (menos de 103 grados Fahrenheit)

Los perros con la forma grave de la gripe pueden desarrollar los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta (104-106 grados Fahrenheit)
  • Signos clínicos de neumonía, como dificultad para respirar. Aunque se han registrado casos mortales de neumonía por infección de gripe en perros, la tasa de mortalidad es inferior al 10%.

¿Existen vacunas para la gripe canina?

Al igual que con las cepas humanas de la gripe, existen vacunas contra la gripe canina para su perro. Consulte con su veterinario si tiene dudas sobre si su perro debe o no recibir la vacuna contra la gripe.

Estos son algunos datos sobre las vacunas:

  • Asegúrese de que la vacuna que recibe su perro contiene ambas cepas, ya que la vacunación de una cepa no ayuda a prevenir otra cepa
  • La vacunación completa requiere una inyección inicial y un refuerzo tres semanas después
  • La vacunación regular contra la tos de las perreras no previene la gripe

Qué hacer si su perro enferma

La gripe canina no suele ser peligrosa; la mayoría de los perros se recuperan en dos o tres semanas. El tratamiento de los perros enfermos depende de sus síntomas y del tiempo que lleven enfermos, pero suele consistir en cuidados de apoyo, líquidos, supresores de la tos o incluso medicamentos antivirales. Las mascotas gravemente afectadas suelen recibir antibióticos para prevenir o tratar la neumonía, y los casos de neumonía suelen requerir hospitalización.

¿Debo llevar a mi perro al veterinario?

  • Si su perro tiene alguno de los factores de riesgo del estilo de vida mencionados en este artículo
  • Si su perro se siente mal o tiene tos